Remedios caseros para la lechada de azulejos

Índice
  1. ¿Qué es la lechada para azulejos?
  2. Remedios caseros para lechada de azulejos
    1. un agua:
    2. b) Listerina:
    3. c) bicarbonato de sodio:
    4. d) Limpiador a vapor:
    5. e) Trapeador y aspiradora:
    6. f) Jugo de limón:
    7. g) Vinagre:
    8. h) Cepillo de nailon:
    9. i) Crema de afeitar:
    10. j) Peróxido de hidrógeno:
    11. k) Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio:
    12. l) Abrebotellas:
    13. m) Limpiador de hornos:
    14. n) papel de lija [1]:
    15. o) Blanqueador:
    16. p) Limpiadores generales del hogar:
    17. q) No mezcle limpiadores:

La lechada agrietada y manchada puede disminuir la apariencia de sus pisos de baldosas. Sin embargo, hay muchas formas diferentes de limpiar la lechada con ingredientes domésticos comunes. Antes de usar un remedio casero para la lechada de azulejos, es importante tener en cuenta el material y el color. Por ejemplo, la lechada coloreada no se puede limpiar con peróxido de hidrógeno o cualquier otro líquido que tenga un efecto blanqueador.

¿Qué es la lechada para azulejos?

Disponible en una gama de colores, la lechada es el material utilizado para rellenar los espacios entre las baldosas individuales. Mantener limpia la lechada de los azulejos es importante porque combate los daños causados ​​por el agua y protege los azulejos de la descomposición causada por el moho, la suciedad y la humedad. La lechada se encuentra en el baño, la cocina y otros pisos de una casa. La limpieza de rutina mejorará la apariencia y prolongará la vida útil de la lechada para baldosas.

Remedios caseros para lechada de azulejos

Si desea limpiar con una solución ácida, asegúrese de probar un lugar que esté oculto. Enjuague bien y use bicarbonato de sodio para neutralizar el ácido. Un puñado de remedios caseros para limpiar la lechada de los azulejos incluyen las siguientes sugerencias:

un agua:

Antes de usar una solución para limpiar la lechada, primero use agua para eliminar los residuos superficiales sueltos. Deje secar antes de pasar al siguiente remedio.

b) Listerina:

Algunas personas han limpiado con éxito su lechada con Listerine, que también ofrece una calidad desinfectante.

c) bicarbonato de sodio:

Agregue suficiente agua al bicarbonato de sodio para crear una pasta para limpiar la suciedad suelta y los escombros de la lechada. Enjuague bien la lechada con agua limpia para eliminar cualquier residuo.

d) Limpiador a vapor:

Una de las maneras más fáciles de conservar la lechada es usar un limpiador a vapor. Sostenga el accesorio de limpieza a vapor contra un área de lechada durante 10 a 15 segundos. El vapor ayudará a aflojar la suciedad que se haya quedado adherida a la lechada. Se puede usar un cepillo de dientes o un cepillo pequeño para quitar la suciedad. Después de limpiar la lechada, enjuague el área con agua limpia para eliminar cualquier residuo de suciedad.

e) Trapeador y aspiradora:

El trapeado y la aspiración mantendrán las baldosas de mármol y pizarra en su mejor aspecto, así como también evitarán que el polvo y otras partículas afecten la lechada de las baldosas.

f) Jugo de limón:

Dado que la lechada puede decolorarse y mancharse con el tiempo, se puede usar jugo de limón para eliminar las manchas y otras imperfecciones. Aplique el jugo en las áreas afectadas y déjelo reposar de 10 a 15 minutos. Limpie con una esponja húmeda.

g) Vinagre:

Agregue partes iguales de vinagre y agua a una botella con atomizador. Rocíe el vinagre sobre la lechada y déjelo en remojo durante al menos cinco minutos. Caliente vinagre blanco en el microondas y use la solución calentada para eliminar las manchas difíciles. Después de que hayan pasado cinco minutos, frote el área con un cepillo de dientes viejo. Haga un seguimiento enjuagando bien. No use vinagre y otras soluciones ácidas para limpiar baldosas de mármol o travertino, que tienen propiedades alcalinas que no reaccionan bien a los líquidos ácidos.

h) Cepillo de nailon:

Un cepillo rígido de nailon puede limpiar la lechada sin rayar los materiales. No utilice cepillos con cerdas de metal. Los cepillos de dientes suelen ser la herramienta de elección, pero no seleccione uno con cerdas suaves.

i) Crema de afeitar:

Después de rociar crema de afeitar sobre la lechada, déjala reposar de tres a cinco minutos. Frote el área con un cepillo de dientes húmedo y luego enjuague con agua limpia.

j) Peróxido de hidrógeno:

Agregue peróxido de hidrógeno al 3 % a una botella rociadora y sature la lechada con la solución. Deje reposar durante al menos 15 minutos antes de usar un cepillo de dientes empapado en peróxido para fregar la lechada. Use agua limpia para enjuagar el área.

k) Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio:

Agregue peróxido de hidrógeno al bicarbonato de sodio para crear una pasta que limpie la lechada. Aplicar el remedio cuando la combinación deje de burbujear. Cubra completamente la lechada y luego déjela reposar durante 10 minutos antes de frotar el residuo con un cepillo de dientes viejo.

l) Abrebotellas:

Antes de volver a enlechar el baño, use el extremo afilado de un abrebotellas para quitar la lechada vieja entre los azulejos.

m) Limpiador de hornos:

En una habitación bien ventilada, rocíe limpiador de hornos en las líneas de la lechada y déjelo reposar durante cinco segundos antes de limpiar con una esponja. Enjuague bien con agua para revelar una apariencia más brillante. Cuando siga este remedio, use guantes de goma para proteger su piel.

n) papel de lija [1]:

Cuando las manchas de lechada son demasiado persistentes para los remedios caseros líquidos, considere usar papel de lija de grano fino. Doble el papel de lija y use el borde doblado para lijar en la junta de lechada. No olvides evitar rayar el azulejo y terminar mientras sigues esta técnica.

o) Blanqueador:

Diluya una parte de lejía con tres partes de agua para limpiar la lechada. Este remedio es especialmente útil para limpiar la lechada del baño estropeada por moho y hongos. La lejía también ofrece cualidades desinfectantes. Use lejía para quitar manchas y decoloraciones de la lechada blanca, pero no lo use sobre lechada de color o causará decoloración. Cuando use lejía para limpiar la lechada, no olvide proporcionar una cantidad decente de ventilación.

p) Limpiadores generales del hogar:

Los limpiadores domésticos básicos (como Spic-n-Span y Pine Sol) que normalmente usa pueden ser limpiadores efectivos para algunas lechadas. Muchos contienen lejía, que puede blanquear la lechada que se ha vuelto sucia, pero no se recomiendan para lechada coloreada. Después de usar este tipo de productos, debes enjuagar bien con agua fresca. No limpie alrededor de baldosas de granito o piedra natural con limpiadores domésticos.

q) No mezcle limpiadores:

Si cree que mezclar ingredientes de remedios caseros producirá una solución de limpieza más fuerte, piénselo de nuevo: puede crear una mezcla peligrosa que amenaza no solo su piso, sino también su salud. Por ejemplo, mezclar lejía y amoníaco crea el mismo efecto que el cloro gaseoso.

Recursos

[1] Usos extraordinarios de cosas ordinarias por Reader's Digest; pág. 291.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, se acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador. CÓMO CONFIGURAR

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario.    Configurar y más información
Privacidad