Remedios caseros para la culebrilla

Índice
  1. ¿Qué son las culebrillas?
  2. Síntomas
  3. Remedios caseros para la culebrilla
    1. a) Peróxido de hidrógeno:
    2. b) Vitamina E:
    3. c) Ajo:
    4. d) Vitamina C:
    5. e) Cinc:
    6. f) Hielo:
    7. g) Loción de Calamina:
    8. h) Harina de Maíz o Avena:
    9. i) Quitaesmalte de uñas:
    10. j) Vinagre de sidra de manzana:
    11. k) Bicarbonato de sodio:
    12. l) Baño Frío:
    13. m) Técnicas de relajación:

La culebrilla, que afecta principalmente a adultos mayores y personas con sistemas inmunológicos comprometidos, surge cuando las personas luchan contra el estrés, las lesiones, ciertos medicamentos y otros factores. La infección en realidad está asociada con la varicela y produce algunos de los mismos síntomas. Para tratar las ampollas y otras molestias asociadas con la afección, se sugiere familiarizarse con los remedios caseros para el herpes zóster.

¿Qué son las culebrillas?

La culebrilla (también conocida como herpes zoster) es una infección viral que afecta las raíces nerviosas. Trayendo dolor y erupciones a un lado del cuerpo, la infección es causada por el virus varicela-zoster [1]. La mayoría de las personas que desarrollan culebrilla mejorarán con el tiempo y no tendrán que volver a lidiar con eso. Sin embargo, una persona soltera puede transmitir el virus a cualquiera que no haya tenido el placer de luchar contra la varicela cuando era niño. El virus generalmente viaja cuando una persona entra en contacto directo con las llagas abiertas asociadas con la erupción de la culebrilla.

Las personas infectadas desarrollarán varicela, no culebrilla. Aparece una erupción en forma de tira o banda y, a veces, ocupa un área pequeña. Una vez que los síntomas de la varicela han pasado, el virus puede ocultarse en el sistema nervioso durante años. Para algunas personas, el virus se reactiva y avanza a lo largo de las vías nerviosas de la piel. La culebrilla es el resultado.

Si bien la culebrilla es una forma de herpes, es importante no confundir el virus con el mismo tipo que causa las enfermedades de transmisión sexual. Ellos no son los mismos.

Síntomasherpes

Los síntomas de la culebrilla ocurren en etapas [2]. El primer signo de la infección es el dolor, que en algunos casos puede atacar con gran intensidad. El dolor puede volverse tan fuerte que algunos pacientes confunden los síntomas con problemas cardíacos, pulmonares y renales. Otros lucharán contra el dolor de la culebrilla sin tener que lidiar con una erupción. Curiosamente, los síntomas de la culebrilla solo afectan a una pequeña parte de un solo lado del cuerpo. Un paciente puede encontrar:

• Sensaciones de hormigueo, ardor o entumecimiento
• Ampollas llenas de líquido que se abren y forman costras
• Picor
• Molestias y dolores
• Fiebre y escalofríos
• dolores de cabeza
• Fatiga

Remedios caseros para la culebrilla

Si bien la culebrilla no es una afección potencialmente mortal, los síntomas y la presencia de la infección viral pueden causar mucho dolor. Para aliviar los síntomas y mantener su rutina normal, considere los siguientes remedios caseros para la culebrilla:

a) Peróxido de hidrógeno:

Trate las ampollas infectadas con una dosis de peróxido de hidrógeno sin diluir aplicada directamente sobre sus heridas.

b) Vitamina E:

Rompa una cápsula de vitamina E y frótela en las áreas afectadas. Tomar cuatro cápsulas de 400 UI al día también ayudará a tratar los síntomas externamente.

c) Ajo:

Comer tres dientes de ajo por día puede ayudar a tratar la infección viral que causa la culebrilla.

d) Vitamina C:

Levanta el ánimo de tu sistema inmunológico, así como trata los nervios con dosis extra de vitamina C tomando un suplemento o aumentando los alimentos que contienen la vitamina, como las frutas cítricas.

e) Cinc:

Elija un multivitamínico que ofrezca zinc para tratar los síntomas de la culebrilla y estimular su sistema inmunológico.

f) Hielo:

Trate el dolor que dejan las ampollas de la culebrilla curadas con una bolsa de plástico llena de cubitos de hielo. Use un movimiento vigoroso para acariciar la piel. Este método en realidad se usa para 'confundir' los nervios.

g) Loción de Calamina:

Combatir las picaduras de mosquitos no es lo único para lo que sirve la loción de calamina. Puede crear un remedio casero para la culebrilla agregando un 20 % de alcohol isopropílico y un 1 % de fenol y mentol. Si encuentra que el fenol es demasiado fuerte o el mentol demasiado frío, agregue partes iguales de agua para diluir. Para mejorar el proceso de curación, aplique este remedio a las ampollas de la culebrilla hasta que se hayan secado y formado una costra.

h) Harina de Maíz o Avena:

Crea un baño relajante agregando un puñado de maicena o avena al agua del baño. Este remedio casero para la culebrilla ayudará a tratar las ampollas y los síntomas que atacan debajo del cuello. Acomódese en la bañera y suelte su cuerpo en un baño relajante. Este remedio no es una solución a largo plazo y solo proporciona un alivio temporal; es una buena manera de prepararse para ir a la cama.

i) Quitaesmalte de uñas:

Triture dos tabletas de aspirina hasta convertirlas en polvo y agréguelas a dos cucharadas de quitaesmalte que contenga acetona. Revuelva la solución y luego use una bola de algodón limpia para aplicar a las ampollas. En cinco minutos, muchos pacientes han experimentado un alivio que tiene el potencial de durar varias horas. El quitaesmalte funciona para eliminar las células muertas de la piel, los residuos de jabón y la grasa. La aspirina desensibiliza las terminaciones nerviosas afectadas.

j) Vinagre de sidra de manzana:

Cree un alivio instantáneo mezclando ½ taza de vinagre de sidra de manzana y dos tazas de agua. Con un paño de algodón, sumérjalo en la solución y limpie suavemente las partes del cuerpo afectadas. Asegúrese de utilizar un movimiento hacia arriba al aplicar la solución.

k) Bicarbonato de sodio:

Crea una compresa fría de agua y bicarbonato de sodio para tratar el dolor y las ampollas de la culebrilla.

l) Baño Frío:

Sumérjase en un baño frío para calmar la picazón y la incomodidad de las ampollas.

m) Técnicas de relajación:

El estrés en realidad puede hacer que el dolor de la culebrilla empeore, por lo que es importante aprender a calmarse y relajarse. Escuchar música, meditar, mirar películas, leer un libro o disfrutar de sus pasatiempos favoritos son solo algunas maneras de mantener su mente alejada de sus síntomas.

Recursos

[1] http://mayoclinic.com/health/shingles/DS00098/DSECTION=causas

[2] http://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/shingles/shingles-topic-overview

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, se acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador. CÓMO CONFIGURAR

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario.    Configurar y más información
Privacidad